Multipolares

Cuando el concepto de bipolaridad se queda chico… No es un diagnóstico, es una mera descripción de la labilidad emocional por la que es capaz de pasar mi cerebro.

Mis ojos se asemejan a huevos fritos deshidratados. Esto se acercaría bastante a mi aspecto y a mi actitud en este momento de mi vida, aunque no con tanta elegancia (de la cual, asumo, también carecerá este post):

bob esponja meñique

Sin embargo de pronto vislumbré el camino, y me golpeó como un rayo… la última opción, esa que uno deshecha y patea hasta el final, pero que fue la primera que llego a la mente, suele ser la indicada… igual que con la ropa en las tiendas, puedes dar mil vueltas y siempre regresas a comprar lo primero que viste porque ya te gusto y no hay nada mejor… Estiré el momento como si fuera un infinito chicle, como si hubiese vitrineado por 20 comunas antes de volver a la primera tienda, pero fui manchando y desordenando todos los escaparates sin intención…bueno, era de esperar de parte de alguien que jamás sale de compras… Pero aquí estoy, luego de haber tomado mil decisiones en una sola mañana y haberlas desestimado, y de perder el 60% del líquido de mi cuerpo, me encuentro frente a una senda que soy capaz de seguir a través de los vidrios de vitrinas rotas. Es extraño cómo el cerebro se calma, y vuelve a ser unipolar, tan sólo con convencerse de que tomó la mejor decisión (o la única que podía)… me largo y el mundo puede seguir girando…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s